Las comillas españolas

Algo que no todo el mundo sabe —yo me enteré hace relativamente poco— es que en español las comillas que se deben usar preferentemente en los textos son las angulares (« ») y no las dobles (“ ”). No en vano las primeras se llaman también latinas o españolas y las segundas inglesas. En inglés también llaman a las primeras francesas o guillemets.

La Ortografía de la RAE lo deja bien claro:

comillas

Aparte de para citar textos o, mejor dicho, «para enmarcar citas textuales», las comillas se pueden usar para reproducir pensamientos o para marcar palabras por alguna razón. Uno de los casos en los que se puede marcar una palabra es cuando se ironiza sobre ella. Por ejemplo, si alguien nos hace un regalo envenenado, se puede decir que nos hizo un «regalo» o «un regalito». Es el uso que a Joey en Friends tanto le costaba:

Ayer contándole esto a unos amigos, uno me dijo que entonces cuando hacemos lo de Joey, habría que hacer el gesto de las comillas angulares. Yo creo que tiene toda la razón. Así que he estado practicando a ver cómo saldría. En versión foto he tenido que recurrir al Paint para que se viera bien:

1428836119737

Pero luego he considerado que lo mejor era hacer un vídeo, a pesar de lo mal actor que soy (tendríais que ver las tomas falsas; ¡parezco Eminem!):

Por tanto, en estos casos no se deben usar las comillas inglesas (tipo orejitas de conejo o CR7 celebrando un gol):

1428838004301

En los casos de marcación de palabras especiales, se puede usar la cursiva en vez de las comillas. Pero, claro, esto solo se puede hacer en textos impresos, porque, cuando hablamos, a no ser que nos pongamos en posición oblicua, es difícil indicar que estamos usando la cursiva.

Eso sí, lo que nunca se puede hacer es usar comillas y cursiva a la vez (a no ser que el texto entrecomillado requiera la comilla en algún momento). Sería redundante. Varias fuentes (mi amigo Josema y mi tío, por ejemplo) me informan de que en textos legales es frecuente (y hasta se recomienda) esta práctica. Mi tío me manda un texto en el que no solo se utilizan comillas (encima inglesas) y cursiva a la vez, sino que además hay una parte que está subrayada y en negrita:

redundancia ortográfica

Como le dije, la negrita no es tanto problema porque es solo un recurso visual y no influye en cómo se considere el texto así marcado desde un punto de vista lingüístico. Con el subrayado hay que tener más cuidado. Aunque es también un elemento visual en textos impresos, en textos escritos a mano creo recordar que se puede usar como equivalente de la cursiva. Pero bueno, solo con que aparecieran las comillas y la cursiva del principio ya se estaría incurriendo en una redundancia ortográfica. Y es que estos dos recursos modifican las propiedades lingüísticas del texto que se señala con ellos, haciendo que se entienda como discurso directo o como ejemplo lingüístico, etcétera (o, mejor dicho, vel cetera).

En fin, sé que gestualmente no son tan efectivas y que en Word o en los blogs es mucho más difícil poner las comillas angulares que las inglesas (hay que buscar los símbolos o introducir combinaciones complicadas en el teclado, que a mí no me funcionan), pero, si uno quiere cumplir las normas, es lo que toca.

Anuncios

4 Comentarios

  1. Mi truquillo es seleccionarlas y copiarlas de Google para pegarlas a continuación en el sitio elegido mediante CONTROL V. Así…

    «latinas»
    “inglesas”
    ‘simples’

    Si se combinan, por este orden. El ejemplo es un poco raro, pero no se me ocurre otro ahora porque tengo la cabeza como un bombo:

    Juan me ha dicho: «Pepe, sé que tu refrán preferido es que “nada es verdad o mentira, sino que todo es según el cristal de ‘tal y tal’ con que se mira”». ¡Veas tú, qué embrollo!

    Lo que me sorprende es que se pueda recurrir a comillas para ironizar; ése era justo el uso prohibido más extendido, aunque como cambian tanto las normas, igual ya está aceptado. No sé.
    ¡Saludos! 🙂 Disculpa si hay errores.

    • ¡Buen truco! Y buen ejemplo. Lo de que se puede usar en sentidos irónicos lo puedes ver en la página 383 de la Ortografía de la RAE:

      http://aplica.rae.es/orweb/cgi-bin/v.cgi?i=UGXBpgYBkWSdZBaK

      Aquí se dice lo siguiente (utilizo tu truco para meter las comillas):

      «Por este medio el autor sitúa en otro plano el término entrecomillado, bien para señalar el carácter ajeno a su propio registro, en el caso de los vulgarismos, o su pertenencia a otra lengua, en el caso de las voces extranjeras; bien para advertir de que la voz se está usando no en su sentido recto, sino en sentido irónico».

      Aunque, como digo, en textos escritos es mejor usar la cursiva.

  2. La razón por la que quizá utilizamos comillas y cursiva en textos jurídicos es que, normalmente, ambas sólo se emplean conjuntamente cuando se citan pasajes de leyes o de sentencias (jurisprudencia), que, cuando se están haciendo alegaciones ante un Tribunal, tienen, por así decirlo, más fuerza que otros textos que se pueden citar, como las opiniones doctrinales, etc.; de ahí que utilicemos esa redundancia para resaltarle al destinatario (normalmente un Juez que ha de decidir una contienda) que esa parte de nuestro escrito le vincula y ha de tenerla en consideración necesariamente, no como las opiniones doctrinales que puede seguirlas o no.

    Muy interesante por lo demás, y me he fijado que nuestros Tribunales, sobre todo los más senior como el Supremo o las Audiencias, se conocen bien la regla porque casi siempre suelen utilizar las comillas españolas …

    Saludos (soy el tio, como os podéis imaginar)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s