Semana 9 de #gramatuits

Hija, eso no se dice…

Hola, Académico (se me hace raro lo de la coma, todo hay que decirlo!):

 

Lo de hoy no es una pregunta directa, aunque ya sabes que luego lanzo veinte seguidas.

Aunque hay mil temas que quiero tocar y preguntarte, tiempo al tiempo, últimamente hay dos temas recurrentes: bodas e hijos.

Sí, me creo que a ti también te pase y te suene esto… 🙂

Lo cierto es que tres (TRES, TRES!!!) amigas están embarazadas. Y una está hoy mismo luchando con la oxitocina, que se ha convertido en la palabra más repetida en el chat de amigas.

Aunque abordaré todo lo referente a lo que una boda da de sí en cuanto a vocabulario, expresiones y actuaciones, hoy viendo cómo mi amiga iba a convertirse en madre no he podido evitar acordarme de mi Madre y de todas las cosas que me ha ido corrigiendo a lo largo de los años.

Todo empezó un verano en Menorca. Mis padres alquilaron una casa con tres pisos. En Madrid vivimos en un bajo y ahí empezó todo.

Yo estaba emocionada y me pasaba las mañanas gritando:

-Mamá que ya bajo abajo.

Y mi madre me gritaba una y otra vez:

-Hija, bajar siempre es abajo.

De verdad si no le dije yo mil veces ‘bajo abajo’ o ‘subo arriba’ ella no me dijo mil más ‘bajar siempre es abajo y subir siempre es arriba’.

Lo mismo ocurrió con el TRAJE DE BAÑO. Toda mi vida diciendo bañador y ese verano mi Madre decidió que se decía TRAJE DE BAÑO porque… ‘Hija, bañador es el que baña’.

Es curioso como cada Madre tiene sus fijaciones. Este fin de semana Teresa me decía:

-Mi Madre siempre me dice que hay una de las dos que no es correcta: mi culpa o culpa mía… Pero ahora no me acuerdo de cuál.

Así que se nos planteó la duda. ¿Se dice es mi culpa o es culpa mía? Al hilo de esta duda: detrás de mí o detrás mío.

¿Lleva tilde ese mío/a?

Sería genial que os animaseis a contarnos qué cosas os han repetido vuestras madres hasta la saciedad (por favor expresiones no, pues habrá un post dedicado en exclusiva al ¡Qué aproveche! y similares).

Académico requiero tu sabiduría una vez más.

 

Atentamente.

 

Carmencita

 


Hola, Carmencita:

Voy por partes sin enrollarme demasiado.

En primer lugar, lo de la coma en el saludo se debe a que el nombre es un vocativo, o palabra con la que se llama a alguien. Si no pusieras la coma, podría haber confusión. Por ejemplo, no es lo mismo ¿Qué tal, Juan? con coma que ¿Qué tal Juan? sin coma. En el primer caso le preguntas a Juan que qué tal está. En el segundo caso le preguntas a alguien qué tal le ha ido a Juan.

Me alegra que la oxitocina u hormona del amor te inspire para la siguiente pregunta. Antes de nada, aprovecho para dar la enhorabuena a las futuras madres y a todas las parejas que se casan estos días.

Lo de bajar abajo y subir arriba, o entrar dentro, son casos de redundancias en el español, que no son incorrectas. En las lenguas son frecuentes los casos de redundancia. Por ejemplo, el español es una lengua de doble negación, cosa que se puede considerar redundante. Decimos No hice nada, cuando bastaría con decir Hice nada o No hice algo. En inglés, por ejemplo, no se dice I didn’t do nothing con doble negación, sino I didn’t do anything. Con bajar abajo también hay redundancia, pero no se puede considerar que esté mal gramaticalmente. Bajar indica que la acción se realiza hacia abajo y abajo indica que el sitio al que se llega está más abajo del lugar del que se parte.

La discusión con lo del traje de baño (si te sirve de consuelo, no eres la primera que la tiene) se debe a que la palabra bañador puede no verse como natural morfológicamente, precisamente por lo que dice tu madre de que no es el que baña, pero, claro, el sufijo –dor es muy complicado (y, si no, que se lo pregunten a una amiga que ha hecho una tesis de 400 páginas solo de los sufijos –nte y –dor). La cuestión es que –dor puede dar nombres de utensilios, además de nombres de gente que hace algo. Por ejemplo, agarrador es algo que sirve para agarrar o para agarrarse y no solo la persona que agarra algo. De igual forma bañador se podría entender como lo que sirve para bañarse.
Por tanto, puedes usar bañador perfectamente, y además con el diccionario de la RAE de tu parte, que contiene esta acepción. El motivo por el que a tu madre le puede chocar es porque supongo que bañador se empezó a usar o a extender hace poco, usándose antes solo traje de baño.

Y, por último, lo de culpa mía se puede decir. La clave es que el posesivo puede ir delante: culpa mía > mi culpa. En este sentido, también son correctos otros casos en los que se el posesivo pueda ir delante, como en contra mía > en mi contra.
En cambio, en casos en los que no se puede poner el posesivo delante como en debajo (*mi debajo, *mi encima), no se puede decir *debajo mío ni *debajo mía, sino debajo de mí. Pero sí se puede por ejemplo alrededor mío, porque se puede decir a mi alrededor.
Pero, ojo, nunca se puede *en contra mío ni *culpa mío ni *alrededor mía, en los que el posesivo no concuerda con contra, culpa y alrededor, respectivamente.

Y ya para terminar, mío tiene que llevar tilde para indicar que hay un hiato, es decir, que la palabra se pronuncia en dos sílabas: mí-o. Si no se pusiera la tilde, la palabra se pronunciaría en una sola sílaba, como ocurre con vio del verbo ver, por ejemplo, que no lleva tilde.

Esto es todo. Como siempre, no dudes en preguntarme cualquier cosa que no veas clara.

Un abrazo.

El Académico